Lavandera, el majorero del Mundial

“Mi objetivo era no quedar último en el Mundial y, al final, dejé a seis detrás”.  Son palabras de Orlando Lavandera, quien exhibe con orgullo el distintivo E-65. Es natural de Fuerteventura, donde nació en 1972. Su vida está trufada de formación y deporte, prueba de ello es su licenciatura en Dirección de Empresas y Turismo en la prestigiosa universidad de Oxford (Gran Bretaña), donde también ha competido. En su estreno (en casa) en las pruebas de Slalom del Mundial de windsurf, Lavandera se va con una amplia sonrisa en el rostro. Sólo quería representar a su isla y no quedar el último. Ha cumplido.

Comenzó a practicar este deporte a los 17 años en la playa de La Barca, en Pájara, donde se desarrollan las pruebas de los Mundiales de Windsurf y Kiteboarding de Fuerteventura. Séptimo del mundo  en tablas de producción (de serie, no prototipos), y 14 en Velocidad en el pasado europeo,  ha competido en Gran Bretaña, la Península Ibérica, Namibia y Grecia, hasta sumar más de una docena de pruebas internacionales.

Se vuelca en que los majoreros y majoreras apuesten por los deportes náuticos, lo que le ha llevado a gestionar una empresa que facilita la práctica en la Isla de estos deportes. Su tarea profesional ha trasladado su negocio al exterior, propiciando la promoción del Archipiélago y su oferta turística alternativa. “El año que viene volveré para enriquecer la participación isleña en el Mundial”. Palabra de Lavandera.