UN DISPOSITIVO DE SEGURIDAD A LA ALTURA DEL MUNDIAL

“Estamos en la sede más segura de todo el circuito Mundial”. Éste es el pensamiento coincidente entre la mayoría de los competidores de windsurf y kiteboard. La playa de La Barca, en Sotavento, dispone de un dispositivo especial, tanto para participantes como para el público asistente, a la altura de la cita que acoge durante más de dos semanas. Un reconocimiento generalizado que se fundamenta en la dilatada experiencia del equipo de vigilancia y seguridad.

El jefe de Seguridad y Emergencias del Cabildo de la Isla, Fran Torres, es un hombre hiperactivo. Ya sea desde una torreta de vigilancia o a pie de playa recibe a través de su ‘walkie’ información puntual de lo que pasa en cualquier zona del recinto. Lleva una década como responsable y tiene una máxima: “Los participantes son la élite, nosotros tenemos que estar a la altura”, recita como un mandamiento divino.

Torres explica que el dispositivo de seguridad “es complejo debido al gran número de elementos que lo componen”. En el primer nivel se encuentra el servicio dentro del agua, que se lleva a cabo con tres embarcaciones y por primera vez con la Salvamar, amén del helicóptero del Gobierno de Canarias. El segundo escalón se sitúa a pie de playa para delimitar los perímetros de la competición y prestar asistencia sanitaria si es necesario. En el último peldaño del plan están las tres torretas de vigilancia, que cubren un área de 2,5 kilómetros de playa y alertan de cualquier contingencia.

El dispositivo, coordinado por el Ayuntamiento de Pájara, lo establecen unos cuarenta efectivos durante la jornada diurna, mientras que en las sesiones nocturnas son un centenar los miembros que velan por la seguridad del evento, tanto en la Carpa Fiesta como en sus inmediaciones. “El objetivo es que los asistentes vengan, se diviertan y pasen el mejor día de sus vidas”, resume el concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Pedro Armas, quien agradece el apoyo de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado, Policía Local y el impagable trabajo de los voluntarios.

No sólo en vigilancia y seguridad obtiene un sobresaliente las Playas de Jandía, también en la calidad medioambiental de sus aguas. El windsurfista local Orlando Lavandera, que ha participado en muchas de las pruebas mundiales, certifica que es la playa con los fondos marinos “más limpios y cuidados”, una aseveración que ratifica el presidente de la PWA, Jimmy Díaz, que además de alabar las “grandes condiciones” del campo de regatas también resalta la limpieza tanto dentro como fuera del mar.