Servicio médico-sanitario de garantías

El Mundial de Windsurfing y Kiteboarding de Fuerteventura, a lo largo de sus 26 ediciones, ha conseguido ganarse un prestigio a nivel internacional en el circuito profesional de ambos deportes por cuidar al máximo todos los detalles para que los competidores y los espectadores disfruten del show.

Uno de estos apartados es el médico-sanitario, que regenta una infraestructura propia de un evento de gran calado internacional. El amplio dispositivo humano y técnico vigila día a día por la salud de los competidores y del numeroso público que en cada jornada se da cita en la fina arena de la playa de La Barca.

El doctor Rafael Bermejo, propietario del Centro de Especialidades Médicas (CEM), y el numeroso equipo de la Cruz Roja, coordinado por David Curbelo y Humberto Rodríguez, tienen todo preparado desde primera hora de la mañana para cualquier actuación que haya que realizar dentro y fuera del agua. A ello también se une el dispositivo especial desplegado para la ocasión por Protección Civil de Pájara.

Por suerte, son muy pocas las veces que se tienen que afrontar casos graves, interviniendo sobre todo en tareas de prevención y en atender las ‘heridas de guerra’ de los riders durante la competición: esguinces, torceduras, erosiones...

El dispositivo médico-sanitario cuenta para realizar su labor con una ambulancia medicalizada, una enfermera, nueve socorristas acuáticos, cuatro patrones para las dos embarcaciones y dos motos acuáticas, tres vehículos 4x4, un conductor, cuatro personas encargadas de la logística, una zona de observación y otra de botiquín.

El Mundial de Windsurf y Kiteboarding de Fuerteventura está organizado por el Ayuntamiento de Pájara, el Cabildo de Fuerteventura -a través del Patronato de Turismo- y René Egli, con la colaboración de la sociedad de promoción turística del Gobierno de Canarias (Promotur).

Imágenes