Cultivos en bancales

Los bancales son conocidos en Fuerteventura como cadenas, aterrazamientos en terrenos de fuertes pendientes sostenidos por una pared de piedra seca o talud.

Este tipo de cultivos están íntimamente ligados a periodos de alta densidad demográfica y escasos recursos, como los registrados en la primera mitad del siglo XX. En esos momentos de penuria, la necesidad obligó a los majoreros a poner en producción nuevos terrazgos en otros tiempos desechados dada su escasa rentabilidad.

Su construcción y conservación exigía además movilizar una gran cantidad de mano de obra para lograr magras cosechas, por lo que fueron los primeros cultivos en abandonarse una vez mejoraron las condiciones económicas y sociales de la isla.