Pájaros de piedra

Estas arenas guardan un tesoro paleontológico. Fósiles de un ave marina extinguida: la pardela del jable. Además de sus huesos aparecen también sus huevos, algunos milagrosamente enteros. Están datados entre los 25.000 y los 100.000 años.
La pardela del jable era un ave de mediano tamaño, de talla intermedia entre la pardela cenicienta y la pardela chica. De hábitos cavadores, abría sus huras en la arena, donde depositaba un único huevo. Era un ave colonial que criaba en el jable por miles. Cuando por lluvias o accidentes la hura se hundía atrapaba a adultos, pollos y huevos, que son los que aparecen ahora fosilizados en la superficie cuando el viento abre finalmente sus tumbas.