Playa de los Canarios

Se encuentra situada en la desembocadura del barranco del mismo nombre. Carece de cualquier tipo de infraestructura, teniendo por tanto un carácter salvaje y tranquilo.

Está constituida por arena y rocas que la marea arrastra hasta la orilla ocasionalmente, sobre todo en invierno. Se accede a ella a través de una pista de tierra de aproximadamente un kilómetro de longitud.
Construcciones circulares de piedra, a modo de pequeños refugios, son utilizados por los visitantes para protegerse del viento.