Pesca con veneno

La pesca con venenos en aguas poco profundas y remansadas como estas de Sotavento es un método ancestral extendido en muchas partes del mundo. En Canarias se empleaba sobre todo el cardón y la tabaiba amarga, cuya savia lechosa es muy tóxica. Al tirar al agua ramas cortadas de estas plantas, pronto quedaban aturdidos los peces que se encontraban más o menos cerca, flotando en la superficie, de donde podían cogerse fácilmente.
Este método de pesca no selectivo está hoy en día prohibido.