Arenas de Dinosaurios

Al final de la playa de Ajuy, 200 metros de longitud y 50 de ancho, arenas negras, en la margen derecha de la desembocadura del barranco se alza vertical una pared pétrea cuya roca presenta un fuerte bandeado a franjas claras y oscuras. Son sedimentos de fondo oceánico formados en la época de los dinosaurios hace unos 170 millones de años.

Alternando lutitas, limolitas y areniscas, su casi horizontal exposición actual de los estratos no es la original, pues en realidad están volteados 180 grados.

¿Qué cómo podemos saberlo? Muy sencillo. Si tenemos en cuenta que las capas oscuras, arcillosas (ftanitas), son más pesadas que las claras, arenosas, estas últimas se depositarán más rápidamente en el fondo, mientras que las primeras lo harán más lentamente, acumulándose así sobre las arenas. Pero aquí están al revés.

El hecho de que las capas oscuras se presenten en la parte alta del estrato en lugar de en la baja evidencia un descomunal volteo que, literalmente, puso a las rocas “patas arriba”.

También es evidente la extensa red de diques basálticos y traquíticos que los atraviesan verticalmente, a la que se une un igualmente numeroso conjunto de fracturas y abundantes fallas.