La Pared

Desnivel
80 m.

Duración
1 hora 45 minutos

Distancia
4,2 km.

Dificultad
Media

Camino a la playa

La ruta comienza en el aparcamiento del restaurante Bahía La Pared, al que se llega fácilmente pues está bien señalizado. Desde allí bajamos a la playa de La Pared, cerrada al norte por un interesante cabo conocido como Punta de Guadalupe que ascendemos fácilmente. Es un saliente de blanca arenisca muy erosionada que marca el encuentro de las arenas fósiles, al sur, con los negros piroclastos del norte. Mucho cuidado si hay mala mar, pues las olas pueden llegar allí arriba y arrastrarnos. El viento ha tallado su superficie con caprichosas formas, mientras que el mar logró perforarla por completo hasta abrir un túnel bajo su mole; es lo que en Fuerteventura se conoce como jurado, evolución léxica de agujereado.

La vegetación está aquí perfectamente adaptada al ambiente salino y arenoso. Cerca del barranquillo también puede verse algún ejemplar de la cerraja de Famara. Protegida por la ley, es bella y única en el mundo, pues sólo crece en Lanzarote y Fuerteventura. Está prohibido cortar sus flores o dañarla.

Desembocadura de un arroyo

Llegados a la playa de La Pared la atravesamos siguiendo el perfil de la costa. En el extremo opuesto desemboca un barranco siempre con agua salobre en este último tramo de su recorrido, una delgada lámina que enseguida es absorbida por la arena. A pesar de su humildad supone un interesantísimo ecosistema acuático dominado por retorcidos tarajales y verdes matos moros. Un lugar donde no resulta difícil sorprender al inquieto andarríos chico y encuentra refugio la tímida curruca cabecinegra.

Traspasado el pequeño río, un sendero nos lleva por la ladera arenosa hacia los llanos superiores. Aquí, además de uvillas de mar y siemprevivas zig-zag aparecen los primeros ejemplares de pulicaria majorera.

Istmo de La Pared

Una vez arriba, el istmo de La Pared se nos presenta como una inmensa llanura de aridez asombrosa. Llegamos hasta las escaleras que permiten bajar hacia la playa del Viejo Rey, perfecta para practicar surf y nudismo. No descendemos sino que seguimos el sendero hacia el oeste.

La última bajada hacia la playa es una empinada cañada denominada de Piedras Negras que subiremos en dirección a la pequeña urbanización Pueblo del Mar. Desde ella el camino nos lleva de nuevo hacia La Pared y al punto de origen, después de atravesar de nuevo el barranco por un tramo donde el tarajal es espeso, casi selvático.