Cuevas de Ajuy

Las Cuevas de Ajuy están situadas en la base de los acantilados conocidos como Caleta de la Negra, que llegan a alcanzar hasta los 40 metros de altura.

Unas escaleras al final del sendero facilitan el acceso a dos de las más grandes cavernas de este cantil.

En la segunda cueva hay al fondo un túnel, sin terminar, por el que se quiso enlazar el barranco de Ajuy con el embarcadero para facilitar de esta manera las labores de carga de los barcos.

El risco está conformado por las lavas basálticas de erupciones volcánicas que hace millones de años renovaron los perfiles de esta costa, recortándolos luego en forma de potentes acantilados gracias a la acción erosiva de las olas, cuyo ruido al romper contra las rocas retumba en las profundidades de las cuevas que ellas mismas excavaron en el acantilado.